Micaela García, (Concepción del Uruguay, 9 de agosto de 1995 – Gualeguay, 01 de abril de 2017)

Micaela García, una joven militante, estudiante de nuestra Facultad a quien la comunidad de Gualeguay y Concepción del Uruguay en Entre Ríos buscó intensamente durante una semana fue hallada sin vida, víctima de femicidio.

No solo arrebataron su vida, sino que además se llevaron cientos de sus proyectos, una vida dedicada a su comunidad con compromiso por los derechos humanos.

En palabras de la misma Micaela: “Haciendo una comparación entre dos personas, que tuvieran las mismas cosas materiales, seguro que es mucho más feliz aquella que sueña, que aquella que se resigna y deja de soñar”.

Su paso por esta vida, marcó un antes y un después en esta lucha contra la Violencia de Género. La ley que lleva su nombre en reconocimiento por su militancia por los derechos de las mujeres y los más vulnerables, es una de las tantas pruebas de ello.

En Micaela, todos hemos encontrado, una hermana, una amiga, una hija, una madre, una conocida, una estudiante, una vecina, y en cada una de ellas recordamos a esas mujeres que han caído en manos despiadadas, hoy donde el asesinato de una mujer, por el simple hecho de ser mujer, cobra una nueva vida cada 26 horas.

En este día, a modo de Homenaje recordamos a Micaela, y abrazamos a esos padres que desde entonces no se han rendido, y que pese a las adversidades continúan luchando para “Construir la sociedad que Micaela soñó”.

Micaela García

Creemos firmemente que son estas luchas por mantener viva la memoria y el pedido constante de justicia, las que refuerzan nuestro compromiso como Institución Pública, que no solo se aboca a impartir saberes, sino también a acompañar el proceso de nuestros estudiantes, para lograr que sean esos profesionales con compromiso social y humanístico. Ellos serán parte de un futuro en donde siempre estará presente Micaela, “la Negra” y cada una de las mujeres que perdieron su vida y buscaron hacer que el “Ni una Menos“, fuera un hecho y no solo una frase.

Hoy te abrazamos simbólicamente Micaela y día a día recordamos tu paso por nuestra Facultad. Tú sonrisa, calidez, compromiso y solidaridad, siempre serán para nosotros el motor que nos impulsa a seguir apostando hacia un mejor bienestar de todos los estudiantes que al igual que vos, luchan por concretar sus sueños.