Cinco años de Ni Una Menos

Han pasado 5 años desde el primer 3 de Junio que gritamos juntas, caminamos de la mano, lloramos de impotencia. Ese primer Ni una Menos! Fue un grito de hartazgo. Un llamado de atención y una mirada hacia nosotras mismas.

¿Qué nos estábamos haciendo como sociedad? ¿Qué familia estamos construyendo? ¿Cómo estamos educando a nuestros jóvenes que cada 24 horas muere  una mujer a manos de un hombre? Y la pregunta más dolorosa de todas ¿Por qué  nadie hace nada  al respecto??

Y así salimos a las calles en todo el país, ese primer 3 de Junio de 2015, vestidas de negro, hermanas, madres, estudiantes, profesoras, trabajadoras, profesionales… y nos encontramos con las lágrimas de otras y nos dolía su dolor. Y cargando todos los años de hartazgo salimos a caminar las calles de cada ciudad gritando NI UNA MENOS!  Hasta acá fuimos cómplices con nuestro silencio y  pasividad. No lo seremos Nunca Más.

Vamos a caminar las calles cada vez que se nos arrebate a una compañera, vamos a reclamar cada vez que se nos calle, vamos a romper el techo de cristal que nos dice que no podemos por ser Mujeres.

Si podemos! Podemos todo lo que sea necesario! Esta sociedad necesita sanar sus heridas… Necesita ser más equitativa, necesita aprender a ser igualitaria, necesita respetar toda la diversidad de este mundo. Sin personas libres viviremos en la enfermedad.

Ni una Menos es un llamado colectivo a empezar a desterrar los mandatos históricos de una sociedad machista. Es un llamado a repensar como queremos vivir en sociedad. Es un profundo llamado de atención a nuestros gobernantes que no debe ser desoído. Porque cada nueva injusticia será gritada con más fuerza. No vamos a tolerar Nunca Más que nos golpeen,  que nos discriminen  por ser mujeres, que nos denigren, ni  amenacen. Y nunca más nos mataran sin consecuencias.

No tenemos miedo.

No tenemos miedo.

No estamos solas.

NI UNA MENOS